No habría contemplado hacer una versión de está canción de Steve Miller si no hubiera visto al genio Kurt Elling cantarla. Él y un contrabajo y punto. Maravilloso. Investigad: Kurt Elling. Todo un prodigio. Claro, teniendo su voz ya le basta un contrabajo y na más. Lo mío es más horror vacui como siempre. Que si Doris Day, Supertramp, y Lynyrd Skynyrd (y para los más astutos una pizca de Jamiroquai)…