Así empezó. Me hice con un Mac un buen día y empecé a jugar con el programa de Garage Band. Había una sintonía en su biblioteca y empecé a meter tijera. Cortar, reubicar y pegar. Luego empezó a sonar en mi cabeza la voz de Billie Holliday y este clásico de jazz. Este tema marcó todo lo que ha venido después.You go to my head.